Mimo a una materia prima excelente

Los años de experiencia y el trabajo en esta zona nos ha permitido conocer cada una de las más de 500 microparcelas que se elaboran de forma individualizada con el máximo respeto a su esencia y a la naturaleza.
Mimar esta materia prima con unas cualidades excepcionales conseguidas en el viñedo a lo largo de todo el ciclo y con una cuidada intervención en bodega es nuestra filosofía de trabajo.

La bodega cuenta con depósitos de distintos materiales y tamaños para adaptarse a las distintas necesidades de cada tipo de uva. Entre los materiales se encuentran tinas de maderas, depósitos de hormigón y de acero inoxidable y tamaños que van desde 1.000 hasta 10.000 litros.

La filosofía de cuidada intervención en la bodega se aplica desde la fermentación hasta el acabado de los vinos, buscando siempre fermentaciones naturales sin estabilizaciones por frío y filtraciones muy suaves y respetuosas con la excelente materia prima.

Una vez finalizada la fermentación maloláctica en tinas, los vinos pasan a la sala de barricas donde se crían en un 100% en roble francés. El parque de barricas se renueva periódicamente tratando de respetar la mineralidad de los vinos.

La roca calcárea presente en todo el valle transmite a estos vinos un gran potencial de envejecimiento por lo que el tiempo que pasan en barrica es fundamental para conseguir que expresen todo su potencial.

fotos_bodega